Planificar los contenidos ortográficos.

Comienza el curso 2013-2014
Planificar los contenidos ortográficos.

El dominio de la ortografía española para los alumnos, tanto de Primaria como Secundaria e incluso en el Bachillerato, sigue siendo un reto a conseguir. Se sabe que los niveles de ortografía no son los deseables y es el momento, ahora a principio de curso, un buen momento para reconducir esta tendencia.

La experiencia personal me llevó, hace ya bastantes años, a seguir unas normas, no muy complicadas pero eficaces. Comento:

1 – Hacer una planificación detallada general para todo el  Centro de los contenidos ortográficos que se van a impartir en cada Ciclo y Curso, bien coordinado con las normas marcadas por el Ministerio de Educación.

2 – Concretar y precisar los contenidos de “Ortografía de la Palabra”, “Ortografía Acentual” y” Ortografía de la Puntuación” para cada curso.  Practicar el “hiperaprendizaje” de tales contenidos.

3 – Evitar a toda costa que el alumno cometa “un error ortográfico”, pues es más fácil evitarlo  que corregirlo una vez cometido.

4 – Procurar que la enseñanza de los contenidos generales, en los primeros cursos, sea preferentemente oral y con propuestas de selección de contestaciones acertadas o incorrectas, unir imágenes adecuadas, subrayar o proponer soluciones… y tantos recursos orales y gráficos que potencian el aprendizaje, eludiendo  los ejercicios escritos,  en una etapa en que aún no  dominan la ortografía.

Podemos dividir el estudio de la ortografía en tres partes:

ORTOGRAFÍA DE LA PALABRA. (palabras que no se atienen a regla y palabras que se atienen a regla).

ORTOGRAFÍA DE LA ACENTUACIÓN.

ORTOGRAFÍA DE LA PUNTUACIÓN.

ORTOGRAFÍA DE LAS PALABRAS QUE NO SE RIGEN POR REGLA

Centrándome en la Ortografía de  Palabras sin regla, seleccioné 636 palabras con dificultad ortográfica ordenadas de mayor a menor frecuencias con que inciden en el lenguaje, tomadas del “Vocabulario Común Español”, publicado por Víctor García Hoz  en el C.S.I.C. en 1954 y del “Vocabulario  General de Mayor Frecuencia” también de Víctor García Hoz, publicado en el C.S.I.C. en 1976.

Esta selección u otra que elija el Centro puede ser la referencia para determinar los contenidos de la “Ortografía de la Palabra” en los diferentes niveles.

Se distribuyen las palabras por cursos desde Primero a Sexto de Primaria, así como a Secundaria.

De esta forma, el profesor puede practicar las palabras que corresponden a cada curso y adaptarlas al nivel de asimilación y conocimientos del curso correspondiente.

Para fijar la ortografía de esas palabras, es buen recurso el “deletreo”. Como es un proceso algo monótono, recurrí a las “Dianas” (para palabras de seis letras o menos) y las  “Casillas”

para palabras de más de seis letras. Es una forma de deletreo más amena y eficaz que deletrear mecánicamente y por orden cada letra de una palabra. Se pide al alumno que coloree el círculo o la casilla, según indican las plantillas de las “Dianas y Casillas” y finalmente se le pedirá que repita  la palabra correctamente escrita al final de la página.

DESACONSEJAMOS ROTUNDAMENTE EL DICTADO TRADICIONAL COMO METODO DE APRENDIZAJE. POR EL CONTRARIO, ES OPORTUNO COMO MEDIO DE FIJACIÓN Y EVALUACIÓN DE LOS CONTENIDOS YA APRENDIDOS.

Por otra parte, iremos fijando la serie de palabras que se atienen a regla, aprendiendo y repasando frecuentemente las reglas seleccionadas expresamente para cada curso.

Para reforzar la fijación de las palabras QUE NO SE RIGEN POR REGLA Y LAS QUE SÍ SE RIGEN POR REGLA, proponemos los “Textos de Fijación” también incluidos en la pág. web www.nuevaathenas.com, como material gratuito para descargar. Siguiendo las normas indicadas en los textos, se refuerza la fijación de  las palabras y las reglas seleccionadas.

Una vez realizado el proceso de fijación de las palabras con dificultad ortográfica, es oportuno repetir el mismo Texto de Fijación como dictado unos días después o a la semana siguiente. Es de esperar que no se cometa error ninguno, puesto que ya ha sido preparado con anterioridad. Recordemos: se pretende evitar el error y afianzar la correcta escritura. Es de esperar, pues, que no se cometa ningún error. Se parte de que el alumno tiene un 10, por principio, del que irá perdiendo un punto por cada error que cometa en la propuesta ortográfica. Este punto perdido se puede recuperar con la acción compensatoria: repetir cinco veces la palabra equivocada, corregida, e incluirla en el “diccionario de errores” que es una libreta de notas, pequeña, que cada alumno deberá haber preparado, poniendo alfabéticamente una letra en cada página y escribiendo en ella el error en la página que corresponda.

Todo el procedimiento descrito, según mi experiencia en el Colegio Athenas (privado) donde lo apliqué, contribuye muy eficazmente a crear un ambiente propicio a la ortografía. Se elimina la sensación de fracaso, de error, generado por tener que escribir palabras de las que el alumno no conoce la correcta escritura.

EL APRENDIZAJE DE LA ORTOGRAFÍA PUEDE SER AMENO Y EFICAZ.

LAS MATEMÁTICAS, LA LECTURA (contenidos orientados a adquirir conocimientos, fomentar interés por diferentes materias, despertar el gusto por la lectura, etc…) , LA EXPRESIÓN ORAL Y LA ORTOGRAFÍA deberían ser prioritarias en los primeros niveles.

Seguiré comentando…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *