REGLA: bu – / bur – / bus –

Tradicionalmente, durante el siglo XX e incluso en la actualidad, la enseñanza de la ortografía se reduce habitualmente a proponer al alumno la memorización de  una relación de 8-10-12 reglas y realizar dictados cuyo texto no está especialmente seleccionado para  una regla determinada. A continuación se corrige dicho dictado y se copian cinco o diez veces cada falta.

Para el aprendizaje de “reglas”, deseché esta práctica en mi experiencia docente y propuse lo siguiente:

REGLA : bu-/bur-/bus-

1 – Redacto seis u ocho frases cortas en cada una de las cuales aparece una palabra que empiece por bu- y ninguna otra palabra que tenga “b”.

2 – Les propongo que subrayen las palabras que tengan la sílaba bu-

3 – Generalmente la palabra que han de subrayar está ya destacada. No tienen  que desviar atención a encontrar la palabra, por el contrario la deben localizar con cierta facilidad y centrar la atención en la palabra destacada, en la imagen visual de la misma.

4 – Siguiendo un método inductivo-deductivo se pide al alumno que vea las coincidencias de las palabras subrayadas y la escriba. Ya el propio alumno está en el camino de poder casi deducir la coincidencia de los comienzos de las palabras propuestas.

4 – A partir de ese momento tiene la atención concentrada para poder memorizar la regla.

5.- Hasta aquí se ha realizado un proceso inductivo, que lleva la atención del niño a la regla que va a memorizar.

6 – Terminado el proceso inductivo y la memorización de la regla, se inicia el proceso deductivo, solicitando al alumno que ponga en práctica el contenido de la regla, completando frases, adjudicando a cada definición la palabra conveniente, etc…

7 – Alguna de las palabras que se rigen por la regla estudiada puede tener derivadas y compuestas que tendrán la misma dificultad ortográfica. Así, al mismo tiempo que refuerza la correcta escritura de la palabra simple, repite la dificultad en las derivadas y compuestas,  aumentando así también el vocabulario.

Análisis de la regla bu-/bur-/bus-.

Esta regla es especialmente útil y se puede enseñar en los primeros niveles porque no tiene excepciones, pues en el diccionario de la RAE no hay más que una palabra que empieza por vu- y otra por vus-. Este dato lo han de comprobar los propios alumnos con su pequeño diccionario. Con ello añadimos un sentido, el del tacto o manipulación, a la fijación de la regla.

ANÁLISIS DE LA UTILIDAD DE ESTA REGLA

En el diccionario de la RAE hay 170 palabras que empiezan por “bu-“, 43 por “bur”- y 25 por “bus”-, prácticamente sin excepciones lo que favorece el aprendizaje de esta regla.

Ahora bien, en la selección de las 641 palabras con mayor frecuencia y dificultad ortográfica del V.C.E de Víctor García Hoz(1954), solamente aparece la palabra “buscar” con una frecuencia de 83. En la selección de las primeras 996 palabras con dificultad ortográfica del V:G:M:F también de García Hoz (19766) aparecen las siguientes palabras y frecuencias:

bucal (3) – buscar (18) – burbuja (4)

burgués (4) – burguesía (3) .

Es decir, parece que las palabras que se rigen por esta regla no van a tener mucha incidencia en un lenguaje cotidiano.

Resumiendo: memorizar esta regla y aplicarla es rentable porque no tiene excepciones, sin embargo parece que tiene  poca incidencia en el vocabulario habitual.

Analizaremos la regla “bra/bre/bri/bro/bru y bla/ble/bli/blo/blu” en un próximo comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *